Obra de Xabier en Fuendetodos

Se trata de un tríptico adaptado a la forma de la pared en el que trabaja de forma abstracta los tres conceptos que dan título a la obra. El primero de ellos, el agua, hace referencia a la fuente de todos (Fuendetodos) que a la vez es el origen de la vida.

El paño central, la mano, simboliza el poder transformador del ser humano, lo que hace que modifique su entorno e impacte en su entorno.

Por último, el vacío, tiene una doble representación. Por un lado es aquello que dejamos cuando nos vamos pero por otro lado es lo que el ser humano tiende a rellenar a construir, para lo que el agua y la mano como poder de transformación son fundamentales.

Las tres piezas están unidas por una línea transversal y blanca, pues sólo juntas tienen sentido. El artista ha encontrado en esta ubicación una pared que le ha permitido adaptar el tríptico y la elección de colores se integra en el paisaje de Fuendetodos.